Lucas Todaro Photography
Lucas Todaro Photography

Falta muy poco para que se conviertan en esposos. Después de meses y meses de pensar en qué vestido de novia preferís, de probar decenas de sabores de tortas de casamiento y de no saber qué invitaciones de bodas convenían, están a un paso de casarse. El momento de dar el sí es el minuto clave de toda ceremonia, por lo que no conviene restarle importancia, aunque parezca algo tan natural. Consejos para hacerlo tranquilos y con mucho amor.

La práctica hace al experto

Studio Des Reves
Studio Des Reves

Decir un “sí” no parece algo muy complicado, ¿verdad? Pero recuerden que eso implica decirle que sí a un proyecto de vida, a una construcción de muchos años. Por eso, los nervios suelen traicionar a los novios cuando llega ese momento cúlmine.

Para evitar las confusiones, sobre todo a la hora de la lectura de los votos, practíquenlos en soledad y en voz alta. Eso les asegura saber el texto con más seguridad y evitar confusiones por estar intranquilos.

Tómense el tiempo necesario

Manu Mora
Manu Mora

No se trata de una simple lectura o de unas simples frases dichas al azar. El momento de leer los votos y de decirle que “sí” a la persona que eligieron para compartir su vida, es una de las ocasiones más románticas en la vida de una pareja, en especial luego de mucho tiempo de organizar los souvenirs originales, de pruebas de tu vestido de novia 2020, de elegir un menú, y demás detalles organizativos. Guardá para siempre ese momento en tu corazón; respirá bien fuerte antes de hablar, mirá a los ojos a tu pareja y recién largá ese bello texto que escribiste totalmente enamorada.

Para ceremonias por iglesia

Studio Des Reves
Studio Des Reves

En las celebraciones religiosas, además de tener la opción de leer un texto propio, se deben repetir las palabras que el sacerdote propone, que son la consagración del amor ante los ojos de Dios.

Para poder entenderlas a la perfección, pueden solicitarle al sacerdote unos días antes que les explique de qué van, para que al decirlas sepan bien a qué hace referencia ese compromiso. Además, también los ayudará a relajarse, dado que ya saben qué decir y qué significan.

Conocer el protocolo de la ceremonia

Áquila Fotografía
Áquila Fotografía

Tanto si se trata de casarse por iglesia o por civil, otro buen consejo para el momento de dar el gran “sí” de sus vidas, es que sepan paso a paso cómo se desarrolla el protocolo ceremonial. Esto los ayudará a estar preparados y que, por los nervios y emoción, ningún paso protocolar los tome por sorpresa.

Sabemos que luego de una larga espera, que la pasaron entre revistas de peinados de novia 2019 o ideas para souvenirs de casamiento, ese minuto parece imposible de estar sucediendo. ¡Pero llegó y hay que vivirlo con mucho amor, tranquilidad y paz!

¡No olvidar los anillos!

Maria Laura Lobato
Maria Laura Lobato

La decisión de quien tendrá los anillos es puramente de ustedes, y es que, dentro de la ceremonia, tiene una importancia fundamental. Por ello, cuando el sacerdote o el oficiante los pida, no pierdan de vista quién era el asignado. Giren a verlo, para que se los entregue y puedan continuar con uno de los momentos más románticos de una boda: el compromiso de aceptar a la otra persona en matrimonio.

Mírense mucho

Yamilet Villafuerte Photography
Yamilet Villafuerte Photography

Parece algo obvio, pero muchas veces, por los mismos nervios y la emoción a flor de piel del momento pueden olvidarse de algo tan esencial como mirarse a los ojos. Esa persona frente tuyo es la persona con la que querés compartir tu vida, con la que planificaste el futuro y con la que querés atravesar todo lo que el destino les tenga preparados.

Por eso, mírense con amor, a los ojos, todo el tiempo que puedan. ¡Son recuerdos que quedan para siempre en el corazón! Ni que hablar que también los ayudará a relajarse, pues mirar a esa persona especial siempre es sinónimo de paz.

Ya no importa si el peinado de novia se ve perfecto, ni sí la torta de casamiento será servida a tiempo… Todos esos pensamientos que surgen deben dejarse totalmente de lado cuando estén en plena ceremonia. Al final del día, lo único que importará será esa convicción con la que decidieron querer compartir la vida con el ser amado.