Big Eye Photography

Mientras organizamos el casamiento, es habitual que busquemos la torta de casamiento por internet o buscar fotos de peinados de novia como inspiración. El mundo cibernético ha avanzado mucho y ayuda a las agasajadas a preparar y organizar todo, contratar proveedores y empaparse de ideas. El vestido de novia es lo más importante para muchas y lo tenés a un click de distancia. Leé nuestras recomendaciones para que tu compra sea todo un éxito.

Tomar bien las medidas

Ramón Herrera

Parece algo obvio, pero es vital mirar uno y mil vestidos y luego seleccionar los finalistas de acuerdo a la tabla de talles que ofrezca la página web que nos interese. Todas las páginas deben tener las medidas de las prendas, las equivalencias en talles y el detalle en cm. Es tan simple como tomar un metro y medirte, ya sea sobre los puntos que especifica —cintura, cadera,hombros— o bien medir tus prendas más cómodas para tener una buena aproximación.

Si llegás a comprar en páginas chinas, tené presente que sus medidas suelen ser más pequeñas. Siempre es mejor contar con algunos cm de más, porque es más sencillo achicar una prenda que agrandarla. Esto es bueno tenerlo presente sobre todo para los vestidos de novia cortos. Si son largos, se puede hacer un ruedo, pero si son más cortos de lo que esperamos, es un problema.

Vital: leer comentarios de otros compradores

Estudio Kamalian

Siempre que compres por internet utilizá el filtro que te deja ver los más vendidos o los más populares de la página. Así, los vestidos con más ventas serán más confiables y ademas tendrán mas reseñas de compradores. En la sección donde califican el producto, muchas personas suben fotos reales de las prendas solas y puestas; eso te dará una idea de cómo queda en diferentes cuerpos de distintas mujeres.

Leer detalles de telas, terminaciones y materiales

David Restrepo Fotografía

En la descripción del producto siempre están los materiales especificados. Entender las telas es importante, ya que si son más rígidas no se van a estirar ni ceder si te queda algo chico. Los tejidos que son algo difíciles de adaptar son por ejemplo los que se dan en los vestidos de novia con encaje. También sabrás si es una tela que te gusta, si te hace picar o si te molesta.

Tener en cuenta una modista

Pablo Andrés

Si el vestido llega y resulta ser algo que no esperabas, es bueno tener un plan B. Una buena modista puede salvar detalles y ayudarte a que te vaya mejor. Lo bueno de esto es que gastaras mucho menos que creando un vestido de cero, pero puede traer algunos dolores de cabeza.

Si ves el mismo, ¡probatelo!

Mauricio Garay

Aunque compres el vestido por internet, es recomendable que también visites tiendas de novia y te pruebes diferentes modelos, para saber qué tipos de corte te favorecen. Aunque después lo compres por la web, es interesante tener la experiencia de tocar telas y probarse diferentes modelos.

Gastos extras

Dos Anillos

Comprar un vestido por internet puede ser una buena idea si en tu boda necesitas muchos cambios. Por ejemplo, podés mandar a hacer el vestido principal pero si encontrás una oferta para el vestidos de novia del civil podés usar ese recurso. Tené en cuenta que si compras a páginas de otros países vas a tener que pagar (dependiendo del monto y del tamaño del paquete) gastos en aduana e impuestos. También vas a tener que abonar el envío por correo nacional y si lo llegan a retener por alguna razón, acercarte a buscarlo.

Por otro lado, si es que hacés la compra en una web del exterior, vas a tener que abonar tu compra en dólares. Recordá que al momento de pagar el resumen de la tarjeta se hará la conversión con tu banco.

El secreto está en comenzar a investigar varios meses antes para darle tiempo al pedido que llegue a la puerta de tu casa. Si alguna amiga está indecisa y quiere comprar también su vestido de fiesta, pueden hacer la compra junta y pagar un solo envío. Seguro que existen muchas opciones de vestidos de fiesta baratos para ella. ¡Cuéntennos su experiencia!