Pixelart Soluciones Fotográficas
Pixelart Soluciones Fotográficas

Al principio de la vida en común, es bastante frecuente encontrarse en medio de discusiones financieras que no habían sucedido durante el noviazgo. Asoma el aspecto financiero. Así como planearon una boda genial, un vestido de novia precioso, los clásicos souvenirs de casamiento y una moderna torta de casamiento, es una buena idea ver cuáles serán las estrategias para gestionar los ingresos, los gastos y los proyectos individuales y en común.

1. Planificación y comunicación

Cuando se planea una boda y el look del vestido de novia con encaje, un viaje de luna de miel o dónde vivir, muchas veces hablar de cómo manejarán el dinero no suele hallarse entre los temas de conversación. No hay una sola forma de administrar las finanzas, pero sí hay dos puntos relevantes: planificación y comunicación. Ambos factores deben ser parte del vínculo para llevar una relación armoniosa y poder responder cuáles serán sus prioridades personales y cuáles las metas en común.

Sebastian Shikari

2. "Fifty-fifty" o "todo es de todos"

Podríamos mencionar dos modelos establecidos para gestionar la economía en común. Se habla de repartir gastos comunes, es decir, un fifty-fifty, y cada miembro dispone de su resto, o de sumar todos los ingresos y disponer en conjunto para todos los gastos del hogar y los personales. En ambos modelos se plantea el ahorro como el punto más rebelde para resolver, por lo que surge la necesidad de ordenar las finanzas y proponerse un objetivo.

3. El destino del ahorro

Los expertos en finanzas recomiendan destinar un 10% de los ingresos para el ahorro y buscar las herramientas financieras que fortalezcan ese ahorro para el futuro. El ahorro también resulta una meta más estimulante cuando hay un objetivo o un destino para ese dinero. Por ejemplo, tuvieron que ahorrar para organizar el casamiento y compartir con sus invitados la torta de casamiento original.

Gabriel Purziani Fotógrafo
Gabriel Purziani Fotógrafo

4. Compatibilidad financiera

Si alguno de los dos tiene una deuda financiera, es recomendable fijar un plan de pagos para que los intereses no se conviertan en un escollo en la pareja. Aquí también es importante hablar de las infidelidades financieras, cuyo fenómeno suele verse cuando los ingresos se administran como un todo. Una deuda queda oculta hasta que se descubre y desencadena varios conflictos que rompen con la compatibilidad financiera.

5. Un presupuesto común

Así como se plantearon un presupuesto para los gastos de alquiler del vestido de novia, traje, salón, menú y tarjetas de casamiento originales, un presupuesto que fije objetivos comunes y promueva esa compatibilidad financiera los ayudará a saber cómo gastan el dinero y cuánto pueden destinar a ahorro, proyectos individuales, viajes y ocio, o más aún, el proyecto más grande de comprarse una casa.

6. Tareas y roles

Para que todo marche sobre rieles deberán ocuparse de tareas financieras como pagar los servicios, los gastos de las tarjetas de crédito o controlar los consumos y anticiparse a los vencimientos. Alguno será mejor gestor que el otro y quizá el otro pueda generar ingresos adicionales. Cada pareja sabrá cómo buscar un equilibrio, distribuir tareas y roles y definir lo que aportará cada miembro a la economía en común.

Cuba Libre Fotografía y Video
Cuba Libre Fotografía y Video

7. Aporte equitativo

Con esta definición de aportes en la estructura familiar surge otro punto relevante. Los ingresos quizá no sean similares y uno gane más que el otro. ¿Ese aporte 50/50 es equitativo? Tal vez no. Pueden plantearse un aporte acorde a los ingresos de cada uno. Si tienen armado el presupuesto y los objetivos comunes, todo resultará más sencillo.

8. Escuchar al otro

Llegamos al último consejo y la raíz de una relación respetuosa. Cada uno tiene su personalidad y su forma de vincularse con el dinero. Algunas personas serán más gastadoras, otras más precavidas. Lo importante es tener un vínculo sincero y escuchar al otro. Conversar, planificar, revisar las finanzas, sanear deudas y proyectar sobre el ahorro son tareas para hacer.

Sea cual sea la forma en que manejen sus ingresos, siempre recuerden que vivir juntos ha sido una decisión de ambos. ¿Están listos para enviar las invitaciones de bodas? Lleven siempre consigo la frase para tarjeta de casamiento y disfruten de los proyectos como pareja.