Pogo Eventos
Pogo Eventos

Te habrás preguntado más de una vez cómo ponerte el vestido cuando llegue el gran día. Los distintos cortes de vestidos de novia tienen ajustes determinados en la cadera y en la cintura. No es lo mismo colocarse un vestido princesa que un vestido menos complejo, uno de corte en A o un vestido de novia usado de caída sencilla. Si ya estarás peinada y maquillada, ¿cómo proceder sin que el vestido se manche ni que se arruine el peinado de novia? Aquí te lo contamos.

1. Peinado y maquillaje

Antes de vestirte, ya debés estar peinada y maquillada. Nada de dejarlo para después de ponerte el vestido. Sería un error tremendo, ya que el vestido corre riesgos de mancharse por más que tomes todos los recaudos. Previo al comienzo de prepararte es ideal hacer algunos ejercicios de estiramiento para aflojar la musculatura.

Ger Bottazzini
Ger Bottazzini

2. ¿Quién va a ayudarte?

En las últimas pruebas del vestido de novia con encaje, las asesoras de la tienda te indicarán cómo ponerte el vestido. Es recomendable que la persona que te acompañe en ese momento crucial de vestirte participe de esas pruebas para que conozca de antemano cómo ayudarte de forma correcta, incluso se sienta también más relajada. Puede ser una hermana, una amiga, tu mamá o las damas de honor.

3. Desde abajo

El ejemplo claro son los vestidos princesa o sirena. Estos se visten de abajo hacia arriba. Primero, se coloca una sábana en el suelo para que la prenda no se ensucie. Una vez que el vestido queda abierto, la novia entra con sus pies y se sube el vestido hasta la posición correcta. Luego se comprueba que las costuras estén centradas. El siguiente paso es acomodar todas las capas de la falda desde adentro hacia afuera, alisando cada una hasta abajo. Ahora sí es el momento de subir el cierre, cerrar botones y armar los lazos.

Pogo Eventos
Pogo Eventos

4. Desde arriba

Este modo de entrar en el vestido es más dificultoso porque hay que tener todos los cuidados con el peinado recogido y el maquillaje. Primero, se coloca una pañoleta sobre la cabeza y el rostro de la novia y se deja caer como un velo, lo que protegerá el vestido. Ubicada en el centro de la habitación, la novia alza los brazos. La persona colaboradora toma la prenda pasando su brazo izquierdo por debajo del vestido y el derecho por encima. Luego, alza el vestido con el brazo izquierdo hasta encontrar las manos de la novia, deja caer el vestido, acomodando con la mano derecha. El siguiente paso es igual que en el caso anterior, se asientan las costuras y se abrocha.

5. En equipo

Tus colaboradoras cuidarán el vestido como si fuera propio. Mientras una de ellas te sostiene la mano para entrar en el vestido, otra de ellas comenzará a subir el vestido. Entre todas acomodarán las capas de estructuras y tules hasta verte radiante. Es importante armarse de paciencia y hacerlo con tiempo. No te abrumes porque se vienen unas horas maratonianas que marcarán un antes y un después en tu vida.

Kalimera Fotografía
Kalimera Fotografía

6. Familiarizarse con el vestido

No se trata de un vestido común. Es probable que te sientas extraña e incómoda al principio. Por eso es ideal tratar de familiarizarse con él. Si dan los tiempos, podés practicar ponértelo y sacártelo, caminar, sentarte, incluso hacer unos pasos de baile. Si el vestido tiene cola o falda voluminosa, revisá cómo sujetar las partes si fuera necesario.

7. ¿Ir al baño?

De hecho, será inevitable. En algún momento tendrás necesidad de ir al baño. Puede ser todo un desafío. Si se trata de un vestido de novia sencillo, sin volúmenes, seguramente podrás ir sola, recogiendo la prenda hasta la cintura y acomodándola en un brazo para poder maniobrar con la otra mano. El caso es más difícil con un vestido princesa o de muchas capas de tela, como los vestidos de novia de famosas. Necesitarás que te acompañen dos personas y colaboren sosteniendo el vestido.

Pogo Eventos
Pogo Eventos

Suele ser una situación apremiante, pero si el pudor puede más, entonces existen una bolsas impermeables que se ubican como una falda por debajo del vestido y se suben envolviendo toda la prenda. Otro truco sencillo es utilizar una bolsa grande de polipropileno desfondada, de modo que puedas entrar en ella y pasar tus brazos por las asas. El vestido quedará protegido.

Es un momento único para compartir con tus familiares más cercanos o con tu grupo de amigas. Dedicale tiempo a la elección del peinado semirecogido y a las pruebas de maquillaje. Y tus damas de honor, ¿ya eligieron sus vestidos de fiesta?