Dream Big Estudio
Dream Big Estudio

Con los compañeros de trabajo se comparte diariamente, y muchos de ellos inclusive llegan a ser amigos. Cuando una pareja se casará, sus miembros suelen querer contarlo a todo el mundo. Pero, ¿conviene realmente en el mundo del trabajo gritarlo a los cuatro vientos? ¿Quiénes deben recibir su invitación de boda y quiénes no? Como ven, la organización de la boda no se termina solo con la búsqueda del vestido de novia o la elección de la torta de casamiento. Manejar bien las relaciones también es primordial.

Definir la lista de invitados

54 Fotografía
54 Fotografía

Antes que comunicar la noticia, armen la lista de personas que no pueden faltar por ningún motivo a la boda. Posiblemente dentro de ese grupo existan amigos que son también compañeros de trabajo. Si el presupuesto les alcanza, sería buena idea invitar a otros compañeros de trabajo con los que exista buena relación, aunque no sean estrictamente mejores amigos. En el caso de que no puedan, definan bien quiénes sí deben ir y por qué. Por ejemplo, hay personas que prefieren invitar a sus jefes, aunque no exista demasiada relación. Tener una lista armada, además, les permitirá hacer el cálculo exacto modelos de tarjetas de casamiento y de los souvenirs originales que necesitarán.

Tener cautela

Fernando Meloschik
Fernando Meloschik

Si bien ustedes están en todo su derecho de no invitar a toda la oficina, hay gente que puede sentirse molesta o herida. Por ese motivo, es preferible que repartan las tarjetas de casamiento divertidas en privado. De esa forma, se aseguran que solo la gente que ustedes quieran sepa de su boda, que no deja de ser un evento íntimo y privado reservado para la pareja.

No volverse monotemático

Dream Big Estudio
Dream Big Estudio

Aunque probablemente sus compañeros estén muy felices por el gran momento que vivirán, no estarán gustosos de escuchar a diario sobre sus preparativos para el casamiento. Puede que tu compañera mire con vos catálogos de vestidos de novia 2020, pero tampoco para que la “tortures” a diario con eso. Por esto, comenten lo justo, o pidan un consejo cuando realmente lo necesiten.

Saber separar el trabajo de los preparativos

Tom Escobar
Tom Escobar

Encarar la organización de una boda no es una tarea fácil. Son muchos elementos para tener en cuenta, aún contando con la ayuda de una wedding planner. Pero esto no debe ser motivo para que dejen de lado el trabajo, dado que es una de las prioridades de la vida adulta. Por ello, sepan organizarse con los tiempos para que no deban ocupar tiempo laboral en cuestiones puramente nupciales. Eso les evitará un regaño de parte de sus jefes.

Pedir los días libres con anticipación

Pablo Andrés
Pablo Andrés

Según sea su tipo de trabajo, deben saber que por ley les corresponden días por la licencia de casamiento. Muy posiblemente lo tengan que anunciar con algunos meses de anticipación, por eso no olviden mencionarlo con el personal de recursos humanos. Ni bien tengan oficializada la fecha del casamiento, comuníquenlo a quien corresponda, y eviten cualquier tipo de descuentos o pérdida de presentismo.

Nada más lindo que mirar cientos de fotografías de peinados de novia o de vestidos de fiesta con esa compañera de trabajo compinche. Suelen ser, en la mayoría de los casos, personas muy cercanas a las parejas, por lo que tomen este tema con responsabilidad y, sobre todo, mucho cariño para que de esa forma, quienes correspondan, se sientan incluidos dentro de lo que será el gran evento del año.