Invitaciones.com.ar

Suele decirse que las tarjetas de casamiento conforman una ventana abierta al estilo de boda que los novios preparan para todos sus invitados. Es una decisión difícil, probablemente muy parecida a la elección del vestido de novia, del catering o de los souvenirs originales. Se considera uno de los pasos más importantes en la planificación de la boda, que marca el camino como carta de presentación indudable. Tips para elegir las invitaciones.

1. Según el estilo de boda

Si todavía no eligieron la temática de la boda, este es el momento, antes de encargar las tarjetas de casamiento originales. ¿Qué les tira más del corazón? ¿Un estilo vintage, rústico, romántico, o más bien moderno y urbano? La estación del año también influye. Lo que deseen transmitir es el hilo que conecta todo lo que vayan encargando para la organización del casamiento. Y las invitaciones van primeras en la lista.

Érase

2. Según el presupuesto

Al momento de salir a buscar imprentas, traten de asesorarse sobre todos los factores que influyen en el trabajo de impresión. Algunos proyectos pueden ser más costosos que otros, todo depende de lo que ustedes quieran disponer del presupuesto para las invitaciones. Detalles como el tipo de papel, los apliques, la cantidad de caras que se imprimen, entre otros, influyen notablemente en el costo final. Lo mejor es ir comparando precios con tiempo suficiente.

3. Diseño perfecto

Aquí solo se aplica el gusto personal, desde las clásicas invitaciones hasta las tarjetas de casamiento divertidas. Algunas parejas prefieren los brillos y colores metalizados, otras se decantan por las tarjetas tradicionales en diseños del todo blancos. Si la boda se piensa para celebrar en un campo, un jardín o una estancia, de seguro un estilo más artesanal o rústico combina con el estilo de los novios. Una tendencia en alza es la opción DIY, más cercana al espíritu de los novios que se decantan por un boceto más creativo y personal.

Veoverde

4. Proyectos prediseñados

Las invitaciones prediseñadas en internet tienen muchas ventajas pero requieren cierto trabajo en cuanto a la búsqueda para dar con un diseño que les caiga como anillo al dedo. Entre las ventajas, son ideales para las parejas que se preocupan por la huella ambiental o para las bodas eco-friendly. También se facilita el envío a los invitados, ya que es un paso muy sencillo, solamente con un clic.

5. Protocolo

Todos los modelos de tarjetas de casamiento deben llevar una información básica además de los nombres de los protagonistas. Son la fecha y la hora, lugar de la ceremonia y la celebración, la ciudad y el año. Para una mejor organización, ya es una tendencia colocar los datos de contacto para confirmar la asistencia. Las participaciones de cortesía solo llevan las indicaciones de la ceremonia.

Estudio Ponted

6. Etiqueta

En el mundo de la papelería nupcial, los cambios sociales se notan cuando decidimos quién invita a la boda. Tradicionalmente eran los padres quienes invitaban. Hoy en día las invitaciones son más personales y cercanas, pero no dejan de convivir con las de tono más clásico. Entonces deberán elegir los textos que mejor reflejen el espíritu de los novios y agregar datos complementarios opcionales, tales como las indicaciones para llegar o el dress code, si casual o formal, vestidos de fiesta cortos o etiqueta rigurosa.

7. Cómo calcular la cantidad

Es una duda muy común. Una fórmula muy sencilla para determinar la cantidad de invitaciones es dividir el total de comensales por dos y sumarle el 20 o 25%. Una guía también muy simple es la siguiente: una invitación por familia, una por pareja y una por los invitados solteros. Siempre deben considerar imprimir algunas pocas más para los casos imprevistos y, así, evitar situaciones incómodas.

Vaya Día

8. Cuándo enviarlas

Un tiempo prudencial sería entre dos y tres meses previos a la fecha de la boda. Si algunos invitados viven en otras provincias o países, o si tienen agendas con muchos compromisos, lo sensato sería calcular un tiempo más para que ustedes puedan asegurarse de sus presencias. La forma de entregarlas es simple, para los invitados más cercanos, como la familia, los amigos o compañeros de trabajo, lo ideal es entregarlas en mano. Quedan para enviar por correo las invitaciones para aquellos que viven lejos o no tienen una relación muy cercana.

Es interesante dejarse asesorar por los profesionales, porque sus experiencias pueden darles una nueva mirada sobre las invitaciones de boda. Para personalizarlas aún más, no dejen de revisar las frases para tarjetas de casamiento. Seguramente van a encontrar una de la que se enamoren al instante.