Andrea Green

¿Fuiste a la prueba del vestido y estás indecisa? O ¿Tenés que ir dentro de muy poco? Te contamos las claves más útiles y necesarias que debés tener en cuenta para elegir, entre tantos vestidos de novia, el que saque la mejor parte de vos y te haga brillar como el peinado que vas a elegir. Hoy en día existen cantidad de peinados de novia de los más actuales y elegantes para que estés estupendamente hermosa.

1. Ser realista con el presupuesto

Kino Glaz

Si tenés un presupuesto limitado entonces la mejor opción es que, de entrada, busqués todos los vestidos de novia cortos o largos, sencillos o recargados, pero realistas con tu alcance económico. Si te probás diseños cuyo coste es muy elevado, luego la decisión será mucho más difícil. En un casamiento hay muchos gastos, por ello, la ordenada distribución monetaria es fundamental para que todo ruede.

2. Buscar el equilibrio entre el vestido y tu figura

Munc Storytellers

Te enamoraste de vestidos de novia de famosas que fascinaron tus sentidos pero a la hora de la prueba, te das cuenta que ni ese corte ni ese escote favorecen tu figura. Lo mejor es que te probés todos los cortes y escotes que puedas, sin miedo y sin prejuicios. Te será mucho más fácil. Al final, quizás te sorprendas con un vestido que ni pensabas pero te queda a las mil maravillas. Lo mejor de todo es que serás aún más consciente de los límites y las ventajas de tu cuerpo para centrarte en los diseños que más te beneficien.

3. Un vestido acorde al momento del día y al entorno

Nico Arnold Fotógrafo

Lógicamente no es lo mismo casarse a plena luz del día que cuando el ocaso llega por la tarde y ni mucho menos de noche a la luz de la luna. Como tampoco, no es igual dar el sí quiero en pleno enero en la playa o al aire libre, que hacerlo en julio en el campo y en un recinto cerrado. Pensá como si tu vestido fuese tu propia piel. Buscar el equilibrio entre lo exterior y el interior con un vestido acorde al clima y al entorno es ideal para realzar todavía más la belleza de tu look nupcial y del espacio que te rodea.

4. Dejáte aconsejar

Tiempos Felices

Por algo dicen que cuatro o seis ojos ven mejor que dos. Tanto el consejo de un profesional del sector como de la persona que más querés son muy importantes para darte apoyo y opinión en todo momento si es que la necesitás. Es tu primera vez y hay detalles que seguro se te escapan de las manos. Dejáte guiar por el profesional, persona que quiere ayudarte y que sabe cómo explotar tus encantos para que luzcas espectacular.

5. No dejés todo para lo último

Glas Fotografía

Pero tampoco te precipites demasiado, como pensás hacer con las tarjetas de casamiento divertidas que querés enviar ya a tus invitados. Todo a su debido tiempo. El periodo perfecto para elegir el vestido de novia son tan solos unos 4 o 5 meses antes del casamiento. Ya sabés, las prisas no son buenas. Por eso lo mejor es ir sin prisa pero sin pausa. Buscar y probar vestidos para descartar los que no y seleccionar los que más te gusten. Además, luego tendrás que combinarlos con tus zapatos y complementos, por eso, será necesaria más de una prueba para que te visualices al completo lo preciosa que estarás para el gran día.

6. Ante la duda, no innovés

Vanesa Acuña Fotografía

Seguro que alguna vez te pasó cuando estabas buscando vestidos de fiesta baratos, pero nada te convencía y tuviste que volver otro día. Si la indecisión te corrompe, todo te provoca dudar, nada te convence y sentís que no es tu día para elegir: ¡No lo hagás! No innovar es la mejor opción. No sientas presión porque hoy era el día de elegir tu vestido y ves que nada está saliendo como querías. Es normal que pase esto. Son muchos nervios y muchas cosas en la cabeza. Lo mejor es que desconectés y vuelvas otro día.

7. Un look armonioso

Juan Fraire Fotógrafo

Tanto ya sea la delicadeza, la elegancia como la sensualidad o el atrevimiento del look de novia que estás buscando, se consiguen con un traje que te haga sentir como deseás, acompañado de los complementos y el calzado adecuados, los colores en sintonía y las telas en equilibrio. La simetría a menudo es eficaz que se vea corrompida por algún detalle extremo con pedrería, joyería, velos, colas largas… Pero siempre respetando y siendo fiel a tu propio estilo. La mejor opción es ir en composé con tus gustos y con las elecciones que ya hayas hecho o que estás por hacer.

¡Seguro que elegís un vestido único e ideal! ¿Ya estás pensando en los souvenirs de casamiento como obsequio y recuerdo de “el gran día”? ¿Y en las tortas de casamiento para endulzar a tus invitados con delicias autóctonas? ¡Cuántas sorpresas se vienen! Organizar los detalles de la boda o elegir el vestido que siempre soñaste son grandes responsabilidades y momentos muy especiales. ¡Disfrutálos!