Camila Castagno Photography
Camila Castagno Photography

Casarse un viernes es una oportunidad por las ventajas que ofrece. Salirse del tradicional sábado puede brindarles muchos beneficios, no solo económicos sino también de organización. Si ya comenzaron a plantearse la idea mientras buscan vestido de novia, servicios de catering, torta de casamiento, arreglos florales y souvenirs originales, revisen estas razones para atesorar el viernes como el día ideal.

1. Precios más económicos

La mayoría de los salones y las quintas para celebrar bodas tienen diferentes precios según el día de la semana. Tendrán un amplio margen para elegir lugar porque los viernes no suelen ser tan solicitados como los sábados. Incluso, en algunos sitios pueden conseguir algún plus de regalo.

Infocus Producciones
Infocus Producciones

2. Promociones y descuentos

No será con los modelos de tarjetas de casamiento, los arreglos florales o la torta de casamiento original. Pero es factible que encuentren promociones o descuentos de ciertos proveedores si se casan un viernes. Los costos de cubiertos pueden tener alguna promoción de viernes o quizá consigan algunos servicios extras sin cargo, como el DJ, la barra libre o el fin de fiesta.

3. Proveedores disponibles

Los proveedores de casamientos suelen ser muy demandados en fines de semana. Incluso pueden estar atendiendo más de una boda para un mismo día. Si se decantan por un viernes, tendrán mayor disponibilidad de proveedores para elegir y quedarse con el mejor. Tampoco habrá tanta dificultad en agendar la hora para el maquillaje y el peinado recogido.

Ger Bottazzini
Ger Bottazzini

4. Viernes de fiesta

El viernes es el día de la semana preferido de muchas personas. El viernes es la puerta de esas horas felices del fin de semana. Qué más que casarse un día feliz para todos. Si quieren alargar la fiesta con los más cercanos en el jardín de algún familiar, tienen el sábado por delante para volver a juntarse.

5. Luego… el sábado

Al otro día será sábado y tendrán todo el fin de semana por delante para disfrutar, descansar o atender a los familiares que llegaron de lejos. Así podrán salir a comer con ellos o llevarlos a conocer la ciudad. El fin de semana es un aliado para recuperarse y terminar de amar las valijas para la luna de miel. Ya el cansancio habrá cedido antes de partir al viaje de bodas.

Áquila Fotografía
Áquila Fotografía

6. Menos dificultad para reservar la iglesia

Combinar la fecha de la iglesia con el lugar de celebración puede ser tan complicado como elegir el vestido de novia con encaje. No solo se trata de la capacidad, el valor afectivo o la ubicación, sino que juega un papel primordial la disponibilidad en el calendario. Si eligen un viernes, probablemente este inconveniente se reduzca bastante y todo resulte más sencillo.

7. Si tienen poco tiempo para planear…

Si es el caso de que cuentan con poco tiempo para organizar la boda, la mejor opción es elegir un viernes, dadas las disponibilidades más amplias de los proveedores o la mayor facilidad de conjugar la iglesia y el salón.

Manu Mora
Manu Mora

8. ¿Un casamiento íntimo?

Tal vez se trate de una boda menos concurrida porque muchos de los invitados deberán reservarse ese día como jornada de licencia y no asistir al trabajo. Entonces ustedes deberán asegurarse de las asistencias y los que confirmen son los que realmente quieren estar en el casamiento. De esta forma, hay una mayor atención puesta en la pareja de novios y los invitados más cercanos, y pueden darle ese tono acogedor e íntimo a la boda.

¿Habían contemplado el día viernes? Con esta mayor libertad y disponibilidad, quizá ahora sí. Apuesten por tarjetas de casamiento personalizadas, una web de bodas y souvenirs de casamiento ecológicos. ¡Sencillo y elegante!