Dream Big Estudio

Comprometerse es el primer paso, es esa gran decisión que los llevará a unirse en matrimonio. Y estar comprometidos significa mucho más que elegir invitaciones de boda, los souvenirs de casamiento o encargarse de encontrar el vestido de novia perfecto. Será una travesía que muchas veces no les mostrará su mejor cara, que les generara algunas dudas, encontronazos y quizás un poco de estrés. Pero el amor que sienten uno por el otro los ayudará a superar esa etapa, que tiene como finalidad... ¡nada menos que su boda!

Empezar a pensar de a dos

Fabián González Fotografía

Si bien desde que son una pareja comenzaron a tomar decisiones juntos, estar comprometidos los involucrará aún más. Ahora comienza la organización del casamiento, y eso significa decidir sobre cuestiones muy importantes, como el menú, qué tipo de souvenirs originales armar, si prefieren una torta de casamiento sencilla o sofisticada y un sinfín de cuestiones más. Para ello, y para evitar malos ratos, conversen sobre cada uno de los detalles de la boda, para que sea realmente del gusto de ambos.

Se volverán monotemáticos

Gaby Palmieri PH

Decidir casarse no es una elección que carezca de importancia en la vida de una pareja. Por eso, será el centro de sus conversaciones por mucho tiempo. No podrán evitarse volverse monotemáticos e ir contando cómo van avanzando los detalles de su boda, cuestiones sobre el salón, la música, los modelos de tarjetas de casamiento y todo lo que significa organizar una gran fiesta. Si vos sos la novia, seguro te encantará ir mostrando tu anillo de compromiso a cualquiera que te mire y relatar una y otra vez cómo fue la propuesta. ¡Seguro que todos se alegrarán por vos!

Opiniones al por mayor

Pablo Vega Caro

Este es un hecho que les sucede a todas las parejas: sus amigos y familiares tendrán mil opiniones para darles respecto de qué detalles pueden incluir en su casamiento. Toménselo con calma y acéptenlo como algo natural. Obviamente, siempre que se trate de comentarios bienintencionados. De seguro que muchas de las sugerencias les serán de ayuda, como encontrar un buen lugar para alquiler de vestidos de novia o un salón con la capacidad adecuada para la fiesta que planean.

Dudas e inseguridades mínimas

Niko Coto Fotografía

Por más seguros que estén respecto de su amor y de la gran decisión que tomaron, las dudas pueden aparecer en cualquier momento. Y es que casarse no es una decisión que se toma al azar, pues significa nada menos que compartir toda la vida junto a otra persona. Si en algún momento se sienten de esta forma, con mucha ansiedad, respiren profundo e invítense a pensar en cada uno de los lindos momentos que vivieron y los hicieron llegar hasta aquí. Verán que rápidamente se disipan todas las inseguridades. Otro consejo es que charlen con algún amigo cuando estos sentimientos llenen sus cabezas y sus corazones.

Imaginarse qué pasará en el futuro

Jerónimo Fermani Fotografía

Si bien una boda genera ansiedad, el sentimiento de pensar cómo será la vida de casados los invadirá continuamente. “¿Será todo igual que antes?”, “¿Nos llevaremos bien en la convivencia?”: esas son algunas de las preguntas que pueden inquietarlos. Sin embargo, nadie puede saberlo, por lo que solo queda que esperen lo mejor. Y más aún, colaboren para que todo resulte de esa forma. Un matrimonio se construye diariamente, y será una tarea que en muchas ocasiones los agotará pero con una linda recompensa.

El compromiso resulta una etapa maravillosa para vivirla de a dos. Como pareja deben involucrarse en lo que significa organizar una boda, aunque eso pueda resultar muchas veces en discusiones. Dense lugar para conversar si algo les molesta: si no están conformes con las tarjetas de casamiento o con las ideas para souvenirs de casamiento, háblenlo. Los cambios anímicos son normales pero no hay que perder de vista el objetivo final: una vida feliz al lado de la persona que más amás.