Bleu Estudio
Bleu Estudio

Hay muchos conceptos alrededor de los colores, y no quedan ajenos a las bodas. Las flores son los elementos que mejor se adaptan a las combinaciones de colores que se buscan al proponer la decoración de un casamiento. De esta forma, si están planificando la disposición de las mesas, el dress code de los vestidos de fiesta, el outfit de los novios, la torta de casamiento, la mesa dulce y los souvenirs originales, es básico y necesario encontrar la armonía de colores y las formas de incorporarlos.

1. El blanco es el más usado

Ambardeco
Ambardeco

No solo en el vestido de novia sencillo, sino también en la mantelería, en la vajilla, en la torta de bodas. Si se quiere optar por el blanco supremo pero con un matiz salpicado, entonces una forma de añadir color es agregando el verde del follaje, dinámico y esencial.

Marcelo Oliver Fotos
Marcelo Oliver Fotos

Así se pueden combinar algunos detalles, como los centros de mesa con flores blancas y hojas verdes, la torta con flores pasteles y verde intenso o las coronitas de las damitas, de flores blancas y hojas verdes.

2. Esferas y pompones de papel

Glas Fotografía

Las esferas de papel con técnica panal o los pompones artesanales son perfectos para ambientar alegremente cualquier espacio de la boda, con los colores y tamaños preferidos. Las esferas quedan muy bien como adornos colgantes y los pompones, al ser más dúctiles, son ideales para decorar también el auto de novios, toda una pared o centros de mesa.

3. Textiles

La Posada del Rey

Ali Alonso Fotografía
Ali Alonso Fotografía

En una boda suele haber mucho textil. Hay casamientos que se decoran con tejidos extendidos sobre sillones, arcos nupciales, incluso cortinados. También se puede pensar en la mantelería, las servilletas, los lazos o tules para las sillas, los caminos de mesa. Hay un sinfín de elementos, y en todos ellos pueden aplicarse la paleta de colores o las tonalidades que conjuguen con el ramo de novia o con la luminosidad de la época del año.

4. Mesa dulce

Ambardeco

Los pastelitos, los cupcakes, las golosinas en los frascos... La mesa dulce es un sitio muy especial para agregar color en la decoración. Las cremas, las florcitas de azúcar y los confites que decoran los ricos bocaditos son ideales para encontrar un color románico, que además brinde frescura, buen gusto y deseo por probarlo todo. El mismo concepto se puede aplicar a los tragos de vistosos colores.

5. Torta de bodas

Libertas
Libertas

Sin pensar solo en las flores que pueden dar color a una torta de casamiento original, otro modo muy dulce es considerando la cobertura del pastel. Puede ser un fondant o una buttercream con colorantes comestibles y al tono con el resto de los conceptos de boda. El color también puede incorporarse en la fuente o en la decoración de los elementos que acompañan la mesa.

6. Sensaciones románticas

Vaya Día
Vaya Día

Algunos colores vienen recargados de sensaciones románticas para una boda. Es el ejemplo del rosa, el naranja, el lila, el borgoña, el azul, que no solo los encontramos en las flores de estación. Se pueden incorporar en las invitaciones y en la papelería en general, en los vestidos de fiesta sencillos, en los zapatos de novia, en las ideas para souvenirs de casamiento... La atmósfera no desentona y se aprovechan todos los ingredientes de la ambientación para dar el color preferido.

7. Las combinaciones perfectas

Sebastian Shikari
Sebastian Shikari

Studio Des Reves
Studio Des Reves

Cada pareja encontrará la gama de colores que combine con su boda. Habrá composiciones pasteles, análogas, monocromáticas, o más vibrantes y complementarias. Jugando con la rueda cromática o eligiendo entre las tendencias y las modas, según el estilo de boda, la estación del año o el lugar de la celebración, pueden comenzar con la exploración a partir de un color base, que les guste a ambos. El esquema monocromático resulta más sencillo, sin embargo las armonías por contraste o analogía incorporan algo más de técnica en el diseño.

Llevar «algo azul» en el atuendo de novia es una tradición muy popular. Una cinta bordada en el vestido de novia, un cinturón azul o el tocado del peinado recogido son ideas para incorporar el augurio de la buena fortuna y un color en tendencia para la próxima temporada de bodas.