La organización del casamiento sin duda supone una gran carga de tareas, preocupaciones y mucha demanda de tiempo, por eso puede sucederte que llegues a un límite por vivir muchos momentos de estrés. Para saberlo te contamos las 6 señales principales:

  • Usas el almuerzo para los preparativos del casamiento... en lugar de comer.

En el momento en el que comenzás a saltearte las comidas para hacer cosas del casamiento ya tenés una clara señal de estrés. No es nada positivo, ni para tu estado de ánimo, tu bienestar ni tu plan de acondicionamiento físico para que el vestido te quede perfecto. Tomate las comidas como momento de relax y para despejar la mente, dedicale su tiempo a cada bocado y disfrutá de la comida. Nada cambiará si te tomás una horita.

 

Vicente Maidana Fotógrafo

 

  • Tu novio empieza a bromear con fugarse.

A veces se necesita ver alrededor para darse cuenta de que es hora de ponerle un freno a las preocupaciones del casamiento. Si empezás a escuchar frases de tu novio como “si seguís hablando de decoración voy a salir corriendo”, “voy a ser feliz cuando termine todo esto de la organización” o “amor calmate vamos a encontrar a un buen fotógrafo” es momento de hacer una pausa. Los preparativos tienen que ser algo divertido y emocionante, algo que compartan con gusto, no algo negativo.

  • Empezás a cuestionar todas tus decisiones

Si empezás a cuestionar si los invitados estarán cómodos en el salón, si el color de las flores es el indicado o cuánto gastar en el fotógrafo, ya tenés otra clara señal de estrés. Si las dudas se apoderan de tu mente es momento de un viaje de fin de semana o un día libre para volver a empezar con ideas más claras.

 

Bono Bruno Photography

 

  • Ya no seguís tu lista de prioridades

Si la fecha del casamiento se aproxima, hay muchas cosas pendientes y la lista parece imposible abordar, seguro estarás abrumada. No sabrás por dónde empezar, las prioridades se mezclarán y lo siguiente es una crisis emocional. Para evitarlo empezá con algo divertido y fácil, como la degustación de la torta o comprar los zapatos, el resto va a ir dándose de a poco y volverás a captar el ritmo.

 

Dos Clavos

 

  • Deja de ser divertido.

Si deja de ser divertido entonces algo tiene que cambiar, la experiencia de organizar el casamiento no puede volverse algo negativo. Buscá pensamientos positivos y recordá que estás haciendo todo por amor a tu novio, por su casamiento y su futuro juntos.

 

Bono Bruno Photography

 

  • Han dejado de pasar cosas emocionantes en su habitación

Ya sea porque han discutido por la lista de invitados o porque estás agotada por la falta de sueño (gracias a tantos presupuestos y llamados a proveedores) puede haber un período de sequía en el dormitorio. Así que si las cosas empiezan a enfriarse es momento de poner pausa. Planeen una noche romántica, una cena o una salida divertida para dedicarle tiempo a la pareja y olvidarse por unas horas de la organización del casamiento.

 

Bono Bruno Photography