Desde iniciativas más abarcativas donde podés resignar todos los protocolos y el glamour en pos de la solidaridad, hasta acciones simples para hacer mucho bien con muy poco esfuerzo, te contamos opciones solidarias que tal vez no habías identificado que tenías tan al alcance de tu mano. Con todas, estarás dándole un sentido extra a tu evento, e iniciando tu vida marital con acciones que seguramente devendrán en buenos augurios para ustedes.

1. Tu fiesta: un evento solidario

En un marco de compromiso total con la ayuda al prójimo, podés plantear tu celebración entera en una escuela, comedor o plaza de un barrio al que quieras ayudar. El dinero que hubieran gastado en salón y demás lujos, será la donación que puedan ofrecer. Incluso podrás proponerles a los invitados una recolección de bienes al ingreso, donde cada uno deje su aporte. Se tratará de un festejo masivo y popular, donde celebrar a la vez que emocionarse viendo grandes resultados.

2. Tus regalos: una gran colecta

Una alternativa a lo anterior, puede ser organizar un evento benéfico en el que, a tus invitados les propongas que en vez de hacerte regalos, hagan una integración monetaria en una cuenta a beneficio del destinatario que vos definas. Así podrás conservar tu ilusión de festejo formal y exclusivo, a la vez que lograr el propósito de ayuda.

3. Como destacado: una subasta

Otra idea puede ser, restacando algunos objetos de valor, como obras de arte, joyas o antigüedades, dedicarle un momento de la fiesta a una subasta. Esta puede tener tinte formal o divertido, y así recaudar fondos para un fin solidario. Los invitados seguramente estarán dispuestos a colaborar, y podrán llevarse un souvenir extra.

4. Tus detalles: gestos benéficos

Hay fundaciones y organizaciones que se dedican a producir manualidades, papelería y otros detalles que pueden ser útiles dentro de la organización del evento; tenelos en cuenta a la hora de adquirir tus invitaciones, decoración y souvenirs. Tal vez podás reemplazar algo de lo convencional por cosas con mayor significado. Otra acción que podés implementar es hacer souvenirs solidarios, por ejemplo una donación en nombre de tus invitados, y en vez de darles un recuerdo tradicional, entregarles una tarjeta con los datos de a quién ayudaron. Tal vez sea el disparador de acciones que ellos puedan continuar a futuro. No será un objeto que conservar en una repisa, sino algo que recordarán y atesorarán.

5. Lo remanente: una donación

Podés tener coordinado con un comedor cercano la entrega de todos los alimentos y bebidas que hayan sobrado al finalizar el evento. Evitarás que se descarten cosas, que se colmen freezers o comer días y días lo mismo, a la vez que alegrarás mucho a gente que verdaderamente lo apreciará. Podés comprometer a quien sirva el catering también al recupero de envases plásticos, de aluminio o vidrio, que podrán alcanzar a algún punto de reciclaje. Las tapitas plásticas de las botellas pueden recolectarse para el Hospital Garraham.

Más allá de la fiesta, esto tendrá un sentido que hará repensar en pequeñas y grandes acciones que podemos hacer a diario y que benefician a alguien más. A veces se trata solo de tomarse unos minutos para organizarlo, y el efecto rápidamente puede multiplicarse. Hermoso valor y mensaje para dar inicio a la vida de familia, y una razón más para celebrar lo mucho que se pueden alcanzar juntos.