Ou Clock

Si bien encontrar ese vestido de novia soñado fue un gran alivio, todavía hay algunas cosas que restan por hacer, como elegir un peinado recogido que le combine a la perfección o los accesorios que mejor le irán. Y como todavía falta para la boda, es preferible que tengas algunos recaudos respecto a él, para evitarte malos ratos cuando llegue el gran momento. Todo en una boda es cuestión de organización: desde las tarjetas de casamiento hasta la designación de las mesas.

Una parte importante de la organización de tu boda está solucionada una vez que, finalmente, hayas encontrado ese vestido que te haya robado el corazón. Pero te recomendamos que sigas con atención estos consejos sobre las cosas que no se deben hacer una vez que ya solucionaste el ítem “vestido”.

1. No te lo pruebes cada día

Sabemos que es hermoso y que estás enamorada de él. Y aunque te guste verte y probártelo frente al espejo, lo preferible es que lo guardes en un lugar seguro. Los accidentes siempre pueden ocurrir: te podés enganchar en una silla o puede caerte un poco de gaseosa sobre tu estimado vestido de novia corto y todo podría terminar en desastre. Si crees que te vas a tentar, dejalo en casa de tu mamá hasta que sea el día.

Facundo Marolda Fotografía

2. No te sometas a dietas muy estrictas

Seguro que desde que sabés tu fecha de casamiento, empezaste una dieta para llegar espléndida y saludable a uno de los días más importantes de tu vida. Pero, una vez que te probaste el vestido de novia sencillo y la modista lo arregló para que te quede justo, no bajes tanto más de peso, pues te quedaría holgado. Lo mejor es que mantengas una alimentación saludable, evitando probar dietas que te puedan resultar contraproducentes.

3. No lo expongas ante tanta gente

Mejor que sea una sorpresa. Por eso, priorizá que solo las personas más cercanas puedan verlo. El resto tendrá que aguantar las ganas hasta que llegue el gran día. Este consejos, como te podrás imaginar, también aplica para el novio.

Fotopía

4. No sigas mirando catálogos

Es una mala costumbre de todas las novias: seguir mirando vestidos de novia 2019, por si encuentran un modelo mejor, aún cuando ya tienen el suyo. ¡No lo hagas! Hay muchos vestidos preciosos y es normal que te guste más de uno. Pero si ya te decidiste, disfrutá de tu elección y no te marees mirando más opciones.

5. No te olvides de buscar los complementos

El look de la novia no se termina en el vestido. Es hora de ponerse a buscar los accesorios que lo complementarán: los zapatos a tono, el tocado vintage, los aros y los collares simples que siempre quisiste. No dejes todo para último momento y siempre recordá que complementan tu vestido, por lo que no lo deben opacar.

Toma 3 Estudio

6. No dejes de revisar que estén todos los detalles en orden

A veces por la emoción, una novia recoge su vestido y se lo lleva así, sin más, sin ver si todo el trabajo que realizó el diseñador o modista, está terminado. Fijate en el ruedo, el escote, la espalda y las terminaciones… todo debe estar tal como fue pactado.

7. No prestes (demasiada) atención a las opiniones ajenas

Por supuesto que siempre te interesará el consejo de una amiga, hermana o tu mamá. Pero si ya estás segura con el vestido de novia que elegiste, dejá las cosas como están y que todos se sorprendan ese mismo día.

Cecilia Aiscurri

8. No olvides tener los cuidados necesarios

Un vestido de novia usado o nuevo necesita un lugar limpio y seguro para ser guardado, y que no esté expuesto a ningún tipo de factores que le pudiese ocasionar algún daño. Elegí un rincón de tu clóset al que no puedan llegar tus hijos o sobrinos. ¡Cuidalo como si fuese oro!

Para vos que sos la novia, cuidar lo más precioso que tenés debe ser una tarea fundamental. Si ya te encargaste de elegir unos lindos souvenirs de casamiento, ahora es el tiempo de que te dediques de lleno a pensar en vos: tu peinado de novia, fortalecer e hidratar tu piel, y sobre todo, empaparte del amor y el buen gesto que te brindan todos los que te rodean.