Jaspe
Jaspe

Los cimientos de una pareja sana son la confianza y la comunicación. Y eso se consigue, obviamente, conociendo a fondo a la otra persona, no solo en temas banales, sino también en temas que dividan las aguas. Si bien pueden ponerse de acuerdo rápidamente en elegir las invitaciones de bodas, el catering, los souvenirs de casamiento o los sabores de la torta de casamiento, esto no quiere decir que no deban llegar a profundizar tópicos fundamentales.

Salidas con gente de sus entornos

En primer lugar, cabe destacar que no se trata de una especie de “prueba” que les pongan a sus parejas, sin duda están seguros de quiénes eligieron para dar tan importante paso. Pero en ciertos ámbitos, una persona puede dar indicios más exactos de su personalidad. Las salidas con amigos de ambos miembros de la pareja son uno de ellos. Esto, siendo realistas, puede ser muy positivo, o en algunos casos, negativo. En todo caso, lo que resulte de esa salida, deberá ser conversado puertas hacia adentro, sobre todo si hubo algo que molestó.

Carma Pelliccia Fotografía
Carma Pelliccia Fotografía

Juegos y más juegos

Cómo se posiciona una persona frente a un juego, más allá de lo lúdico, es también una buena oportunidad para conocerse. Planeen una buena noche de juegos, ya sea yendo a un bowling, un pool, jenga o jueguitos de mesa. Esto los ayudará a conectar más profundamente, charlar más relajados sobre cuestiones como los modelos de tarjetas de casamiento o los souvenirs originales a elegir, ¡y descubrir qué tan competitivo es el otro!

Preguntas y respuestas

Siguiendo con la línea de los juegos, pero con el fin específico de conocer aspectos que quizás todavía no han profundizado dentro de la pareja, pueden planificar una noche tranquila y luego hacerse mutuamente una especie de cuestionario. Lo mejor sería que preparen las preguntas anteriormente, y que la regla sea responder todo aquello con lo que se sientan cómodos. Nunca se debe forzar al otro a hablar de lo que no quiere.

En el cuestionario incluyan preguntas sobre la niñez, ideologías políticas, el clásico “qué harías si…”, y todo aquello que todavía no sepan y quieran saber sobre su pareja.

Facundo Marolda Fotografía
Facundo Marolda Fotografía

Planear una actividad semanal

Muchas veces, la rutina puede opacar la comunicación que tiene la pareja y llevarla a una falta de conexión con el otro que puede volverse muy perjudicial. Sabemos además que organizar una boda, elegir qué tipo de torta de casamiento original ofrecer o bucear entre cientos de ideas para souvenirs de casamiento puede volverse cansador. Por eso, les aconsejamos que una vez por semana un miembro de la pareja elija una actividad diferente para disfrutar ambos. En ella, la idea será conversar por largas horas, sobre dudas, alegrías, incertidumbres y todo aquello que haga falta para seguir reforzando día a día ese gran amor.

Karin Schönhals
Karin Schönhals

Prestarse atención en la cotidianeidad

Cada gesto, cada mirada y cada respuesta de tu pareja ante ciertos eventos de la vida diaria puede decirte mucho sobre ella o él. Pero para eso, tenés que estar muy atento; cuando estén juntos, intenten dejar de lado los celulares, y compartan esos pequeños momentos, que les dirán mucho más de lo que imaginan.

A todo lo que les dijimos, siempre hay que sumarle los factores de la confianza, el respeto y la tolerancia hacia su pareja, aún en los momentos más difíciles. Superar juntos los pequeños obstáculos de la vida en común será la mejor escuela para conocerse profundamente. Eso hará que no resolver cuestiones relacionadas a la boda, como elegir el vestido de novia o un peinado recogido perfecto, parezcan nimiedades.