Las búsquedas de vestidos de novia vintage han aumentado mucho en los últimos tiempos. Las casas de novia encuentran inspiración en los tejidos antiguos, con un guiño al pasado, y en las colecciones conviven vestidos recuperados y creaciones propias con un estilo vintage. Además, hay una apuesta por mantener el vínculo con las tradiciones y las economías locales. Revisen esta galería de vestidos de novia vintage y marquen sus favoritos.

1. Estética retro y romántica

Un diseño vintage es para novias que buscan algo diferente, un poco por fuera de las firmas convencionales. Se trata de una mirada puesta en la tradición, los tejidos que cuentan alguna historia o, incluso, la sostenibilidad para novias con un espíritu más ecológico. Es una apuesta por un vestido alternativo, pero que conserve la estética retro y románica a la vez.

2. No es solo un concepto

El estilo vintage no es solo un concepto de moda o una tendencia. Es la revalorización de un universo único, un recuerdo de épocas pasadas, una inspiración que deriva de piezas maravillosas entre las que escasean los diseños de temporada, una vuelta a los orígenes y la concienciación social respecto del valor del consumo.

3. Look de novia

En las tiendas van a encontrar vestidos de novia vintage con aires románticos, bohemios, campestres o elegantes. Los más demandados son los vestidos con toques de la época dorada de los años 20, pero también habrá diseños más cercanos en el tiempo. En general, es un claro guiño o un homenaje al pasado y los atuendos originales, hechos con manos artesanas. Beige, crudo, champagne o gris pálido son los colores más frecuentes en los modelos vintage, dado que asemejan una antigüedad en la prenda.

4. Universo vintage

Algunas casas de novia trabajan el nuevo vintage de encajes y volantes y la estética de los vestidos de segunda mano y otras se enfocan en diseños de los años 20 y 30 y los tejidos, abalorios y accesorios más antiguos, cuya historia inspira para crear estas colecciones maravillosas. La tercera opción es la creación propia de las marcas que conservan la tendencia retro en sus diseños fluidos de seda, crepé o Chantilly. Es un universo delicado y se define más por los principios de sus creadores.

5. Encajes antiguos y reciclados

Estos encajes son la base del ajuar de las novias vintage. Se trata de aplicar técnicas tradicionales y manos artesanales para desmontar un vestido u otra prenda y darle nueva vida, recuperando los tejidos originales. Los creadores de estos diseños no se alejan mucho de las tradiciones más antiguas para confeccionar vestidos de novia con encaje. Se recuperan algodones y linos, sábanas antiguas y tules bordados. Por otro lado, el vintage también toma prestadas nuevas estructuras, como las hombreras, según el revival de la moda, y se actualiza constantemente.

6. Las tradiciones locales

Otro concepto importante es el desarrollo sustentable como alternativa a las producciones de montaje industrial y la uniformidad. Este parecer refleja una participación de varios sectores y tradiciones locales para tender la red de trabajo. Por ello, en estas construcciones textiles hay una mayor implicancia de manos expertas de bordadoras, artesanas del encaje y otras especialidades textiles.

Lo ideal es combinar los vestidos de novia vintage con complementos y joyas al tono, que pueden ser reliquias de la familia. Es una oportunidad de incorporar la tradición de los elementos y sumar «algo prestado» al look de novia vintage.