Sanchez Millar - Creadores de recuerdos
Sanchez Millar - Creadores de recuerdos

Una vez pongan fecha de casamiento, llega la hora de organizarse. Pronto habrá que ver vestidos de novia, y elegir entre varios souvenirs de casamiento. Pero antes que todo, se debe elaborar la lista de invitados, que define qué tipo de salón elegir, el tamaño de la torta de casamiento y otros detalles numéricos que no pueden pasarse por alto. En este artículo, preguntas que los orientarán a la hora de armar su gran lista.

¿Quiénes realmente no pueden faltar?

Filmyco
Filmyco

A la hora de imaginar su boda, hay rostros que ustedes saben que no pueden faltar. Esa es la gente que tiene que estar presente sí o sí. Seguramente imaginarán a sus padres, sus hermanos o algún amigo muy especial. Esta es sin duda la primera pregunta que deben plantearse cuando armen la lista.

¿Con cuánto presupuesto contamos?

Lamentablemente, saben que los recursos limitan en cierto punto la cantidad de invitados que pueden tener. Entonces, definan este factor primero, inclusive antes de los souvenirs originales, para poder decidir con un panorama mucho más claro.

¿Qué familiares debemos invitar sí o sí?

Patricia Bourdieu
Patricia Bourdieu

Siempre recuerden que la lista tiene que incluir gente que por supuesto les caiga bien, o con la que al menos tengan buena onda, en el caso de esos familiares que uno invita “por obligación”.

Pero si se trata de familia muy lejana, que no ven hace muchos años, seguramente comprenderán si es que no quieren invitarlos. Algo que quizás deban valorar es si esos primos o tíos lejanos los han invitado también en sus bodas. En ese caso, quizás sería correcta una devolución de favores.

¿A quiénes invitar con acompañante?

20mil Productora Audiovisual
20mil Productora Audiovisual

Este es otro punto que muchas veces genera discordia. Deberían priorizar a aquellas personas casadas o que tengan una relación de hace algún tiempo, aunque bajo ningún punto de vista es obligación invitar con acompañante. Si sólo quieren que vaya la persona que conocen, es conveniente aclararlo en los modelos de tarjetas de casamiento que eligieron, para evitar posibles confusiones.

¿Y si sólo preferimos una boda íntima?

Ali Alonso Fotografía
Ali Alonso Fotografía

Está perfecto. Si desean una boda pequeña, en la que sólo estén sus padres, hermanos y dos o tres amigos, adelante. La decisión es pura y exclusivamente de ustedes, así que, si sienten que su casamiento debe ser así, el resto de sus amigos y conocidos entenderán y acompañarán desde otro lado.

¿Los niños deben asistir?

Muchas parejas prefieren evitar la concurrencia de niños, ya que eso genera gastos especiales en comida o de un rincón de juegos. Analicen si es estrictamente necesario, o en qué casos saben que no queda otra alternativa. Si debaten y consideran decir que sí a los niños, piensen ideas para souvenirs de casamiento económicos para ahorrar, de paso, algunos pesos.

¿Los compañeros de trabajo o los excompañeros de facultad deberían estar invitados?

Pablo Niizawa
Pablo Niizawa

Esto dependerá de la relación que tengan con cada uno de ellos. Muchos compañeros de trabajo son grandes amigos por fuera de ese ámbito, así que una invitación a ellos es un más que sí.

Existen otras situaciones un poco más complejas, como la invitación a los jefes, que muchas veces se erigen como compromisos ineludibles. Que siempre prime su deseo antes que cualquier imposición cultural.

¿Es conveniente invitar gente después de la cena?

De hecho, es una gran opción, y es una buena forma de controlar el presupuesto. Para esos amigos no tan íntimos, compañeros de trabajo o familia muy lejana, invitarlos a que asistan solo a la fiesta es una perfecta forma de incluirlos en el festejo, pero sin los costos que genera pagar las cenas de esos invitados. No olviden aclarar, en esos casos, el dress code, para que sus amigas sepan si elegir entre vestidos de fiesta cortos o largos.

¿Qué hacer si nuestros padres presionan con algunos invitados?

Adrian Gareis Fotografía
Adrian Gareis Fotografía

Esta es una situación que ocurre con frecuencia. Los padres de los novios siempre quieren invitar a gente de su entorno; muchas veces para no quedar mal con ciertos amigos o familiares. En este caso deberán ver hasta dónde pueden negociar, sobre todo si no desean invitar a quienes sus padres sí.

Si los padres colaboraron con dinero para la boda, quizás lo conveniente sea cederles esos puestos. Todo es cuestión de charlar, sin llegar a confrontar.

¿Qué responder a la gente que pregunta si está invitada?

Aunque pueda parecer extraño, mucha gente asume que debe estar invitada a la boda, y no dudan en preguntar por qué todavía no les llegaron las invitaciones. No se pongan nerviosos, y expliquen sus razones. Seguro entenderán.

No deben estresarse pensando si hicieron bien o mal invitando o no a alguien. Su boda es su momento, y ustedes eligen con quienes comparten tan preciada ocasión. Cuando resuelvan el tema lista, ya pueden pasar a revisar invitaciones de boda o ver catálogos con peinados de novia.