Carlos Armani Photography

Buscar el vestido de novia puede generarte mucha ansiedad y emoción, porque es unos de los momentos más especiales para la novia. Intentando encontrar el vestido perfecto te darás cuenta poco a poco que el gran día está por llegar, y para que esta experiencia sea realmente placentera, te damos 14 reglas que pueden ayudarte a comprar tu vestido de novia.

    1. No retrases la compra del vestido. Suele ser una tarea de varios meses, así que es mejor empezar lo antes posible para tomarte tu tiempo y buscar tranquila. Si vas a comprar un vestido en un negocio, podes empezar la búsqueda unos 8 o 6 meses antes del casamiento. Esta opción es más simple porque vas a elegir uno, piden tu talle y lo adaptarán a tu cuerpo. En cambio, si queres un vestido hecho a medida, deberías empezar a buscar entre 10 y 8 meses antes, porque estos vestidos llevan más tiempo de confección al comenzar a diseñarlos de cero.

      Natalia Bruscia Fotografía
       
    2. Fija un prepuesto. Antes que nada es importante que pienses y calcules cuánto podes gastar en tu vestido, debes buscar manteniéndote dentro del presupuesto fijado. Además, tenes que ver cuánto podes gastar en los complementos. Te recomendamos que no te pruebes un vestido mucho más caro de lo que podes pagar, podes correr el riesgo de enamorarte de él y no poder comprarlo. De todos modos, siempre existe una solución si tu presupuesto no es suficiente, poder ir a un outlet o comprarte un vestido de la temporada anterior, siempre hay buenas opciones.
    3. Determina el Dress Code. Tene en cuenta el lugar y la hora del casamiento, así como su estilo y grado de formalidad. No es lo mismo buscar un vestido para un casamiento a la mañana, tarde o noche, en interior o exterior, religioso o civil, al igual que la formalidad o informalidad de hacerlo en la playa o en una catedral. Esos son aspectos que te ayudarán a encaminar la búsqueda y centrar tu atención en el tipo de vestido que necesitas.

      Natalia Bruscia Fotografía
    4. Elegí un estilo. Guiarte por tu personalidad y saber cómo queres verte es fundamental. ¿Qué tipo de novia queres ser?... romántica, glamorosa, clásica, sencilla… Es clave saberlo para poder encontrar el atuendo que mejor te represente y con el que te sientas más cómoda.
    5. Sé precavida. A la hora de pedir una cita para probarte un vestido que viste y te gusto, se precavida y llama con antelación para ver si lo tienen o lo pueden conseguir. No todos los locales tienen todos los modelos de una colección. Además, existe la posibilidad de que no lo tengan y puedan pedirlo a otro comercio o recomendarte donde podes conseguirlo.
    6. Pedí cita previa. Generalmente los locales de vestidos de novias se manejan con agendas y citas para pruebas de vestidos. Así que antes de ir deberías llamar y pedir una cita, así te asegurarás de que podrán atenderte y dedicarte el tiempo que necesitas para pedir opiniones y cambiar de modelos. De hecho, las marcas más importantes del país solo atienden a novias que tienen cita previa.
    7. Disfruta de la experiencia. Viví esta experiencia de manera tranquila y relajada, tiene que ser un momento de felicidad y mucha satisfacción. Estas por comprar un vestido que te hará ver hermosa, y no te aflijas si te cuesta conseguir el indicado, seguramente existe un vestido hecho especialmente para vos.

      Carlos Armani Photography
       
    8. Abrí tu mente. Muchas veces sucede que creemos que un vestido no es para nosotras hasta que nos lo probamos. Puede ser que tengas muy claro el estilo de vestido que estás buscando, pero es conveniente que mantengas tu mente abierta a otras opciones que pueden sorprenderte gratamente. Probate otro tipo de vestidos, con distintos escores y faldas, no tenes nada que perder.
    9. Compra acompañada. No vayas sola a probarte los vestidos, siempre es bueno tener una opinión de respaldo. Lo ideal es que te acompañen dos personas que te conozcan bien, que sean sinceras con vos y que tengan claro qué tipo vestido que estás buscando. Elegí solo a dos… tu mamá, tu hermana, tu mejor amiga, a quien vos quieras. Más de dos opiniones y formas de ver tu look pueden hacer que te confundas aún más.
    10. Compra un vestido de tu talle. Ya sea con una dieta o con los nervios del casamiento, es muy probable que pierdas algunos kilitos y cambie tu talle. Pero eso no debe condicionarte a la hora de comprar tu vestido, es mejor que pidas el talle que usas ahora unos meses antes del gran día. Siempre existe la posibilidad de achicar o retocar el vestido.
    11. Lee la letra chica. Antes de cerrar la compra pedí que te den el costo total con todos los arreglos y modificaciones que tengas que hacerle al vestido. Esto debe detallar materiales agregados como botones o tela, y mano de obra. Controla que pidan el talle, color y modelo correcto. También podes pedir que te digan la fecha de entrega del vestido terminado. Si es posible, es conveniente que lo dejen pautado todo por escrito, ya sea en un contrato o en el pedido. No te olvides que cuando pagues la seña deben darte una factura o recibo.

      Bono Bruno Photography
 
  1. Anda preparada. Antes de ir la prueba tenes que pensar en algunos detalles: la ropa interior es mejor que sea clara y sin tiras, lleva cancanes y los zapatos que vas a usar ese día, si los tenes sino unos con taco similar. Ir maquillada y bien peinada es lo ideal para verte hermosa. Esas pequeñas cosas harán la diferencia cuando empieces a probarte vestidos. 
  2. No te apresures. Antes de comprar el vestido definitivamente probatelo varias veces en distintos días. Aunque parezca el vestido perfecto, no dejes de ver otras opciones también, pedí citas en otros locales para probarte vestidos de otra marca o diseñador. Si después de todo eso, seguís enamorada de aquel vestido, entonces será el indicado. Volve a probártelo y sin ningún tipo de dudas podrás señarlo o comprarlo.
  3. Confiá en tu instinto. Tu corazonada y una sonrisa en tu rostro serán los indicadores de que es el vestido perfecto el que tenes puesto. Un vestido puede quedarte muy bien, pero puede ser que no te veas con él caminando hacia el altar. Vos te conoces más que nadie, así que aprovecha para decirle a la vendedora cuál es tu estilo y qué partes de tu cuerpo queres resaltar o disimular. Nadie mejor que ella para mostrarte buenas opciones. Cuando encuentres el vestido perfecto y sientas felicidad pura, no tendrás duda de que es el indicado.